100 Regalos, para...
Regalos para bebés Regalos para niños Regalos para adolescentes Regalos para jóvenes Regalos para enamorados Regalos para bodas Regalos para padres Regalos para abuelos Regalos para amigos Regalos solidarios  
Bebés Niños Adolescentes Jóvenes Enamorados Novios Padres Abuelos Amigos Desfavorecidos  
Balnearios, spa, aguas termales, descansar en balnearios Comida sana, dieta sana, comer bien, verduras, libros comida sana, dietas sanas, comer sano ortopedia, ortopedias, sillas de ruedas, fajas, bastones, peines para mayores libro, leer, lectura, libros, regalar libros, libros para regalo Guijuelo, Jabugo, jamón de Teruel, jamón de pata negra, jamón de bellota,dehesa extremeña regalar flores, flores, envio de flores juegos de mesa, naipes, ajedrez, parchis, estuche de juegos de mesa Cursos de cocina, curso de cocina, aprender a cocinar,libros de cocina, recetas de cocina, nuevas recetas de cocina Tratamiento facial, tratamiento corporal, antiarrugas, rejuvenecimiento, anticelulitis, vida sana, tónicos, mascarillas faciales, hidratación de la piel curso de baile, cursos de baile, bailar, baile, bailes, bailes de salón
Estancia en Balnearios Dieta sana Artículos de ortopedia Libros Jamón Ibérico Flores Juegos de mesa Cursos de cocina Tratamiento facial y corporal Cursos de baile
   

Estancia en balnearios

Balnearios, spa, aguas termales, descansar en balnearios

A camino entre centros de salud con terapias de aguas minero-medicinales y establecimientos hoteleros de retiro para escapadas reparadoras de fin de semana, los balnearios o estaciones termales ganan adeptos sin prisa pero sin pausa, fieles al estilo reposado que les caracteriza. Así lo demuestran los 670.000 clientes que en 2001, un 12% más que el año anterior, acudieron a alguno de los 128 balnearios repartidos por toda la geografía española y que desembolsaron un total de 145 millones de euros. En realidad, el número de visitantes es aún mayor puesto que las estadísticas no incluyen a los clientes que no se someten a tratamiento en las termas.

   

Se trata de una peculiar oferta hostelera en pleno crecimiento (se están ampliando una decena de balnearios y se construye uno nuevo en Orense) y que resulta del todo coherente con las nuevas tendencias del consumidor actual, cada vez más proclive a gastar en servicios relacionados con la salud y el ocio. Además, aumentan también los visitantes de fines de semana que buscan prestaciones meramente lúdicas (y no terapéuticas) en los balnearios, al igual que lo hace la afluencia de niños que acompañan a sus padres. Y la edad media de los usuarios se ha situado en 40 años en 2001, frente a los 44 años de los años precedentes.

 No obstante, todavía persisten en la población amplias lagunas de desconocimiento en torno a lo que ofrecen los balnearios y a las principales características de estos establecimientos. Si bien sus efectos beneficiosos en la salud parecen estar fuera de toda duda, como lo atestigua el hecho de que el propio IMSERSO financie estancias en balnearios para la Tercera Edad, según los expertos consultados por CONSUMER se ignora que las estancias han de prolongarse durante al menos dos semanas para que los tratamientos termales resulten eficaces. De hecho, las de menor duración apenas conseguirán mejorar las dolencias más habitualmente tratadas en estas estaciones termales (problemas respiratorios, del aparato digestivo, de la piel...), si bien pueden ser perfectamente útiles para desconectar del vertiginoso ritmo de vida actual, en otras palabras, para descansar, relajarse y retomar fuerzas para afrontar con más optimismo y vitalidad los retos de cada día. La notable disparidad de precios que rige en el sector, de otro lado, parece sugerir que el usuario debe tomarse la molestia de comparar las tarifas de varios balnearios antes de decidirse, ya que un mismo servicio presenta un coste muy distinto en uno o en otro: un masaje de media hora puede costar entre 12 y 37 euros, un baño de burbujas desde 6 hasta 15 euros y un baño termal entre 3,60 euros y 9 euros. Muchos balnearios disponen, asimismo, de hotel, y sus tarifas difieren mucho, y no siempre lo hacen en relación directa con su calidad. Un fin de semana en habitación doble, con pensión completa y tratamiento termal puede representar 100 euros por persona en algunos balnearios mientras que en otros alcanza los 300 euros. Todo indica que, antes de inclinarse por uno u otro balneario, merece la pena dedicar unos minutos a estudiar las diversas ofertas.

Algunos balnearios disponen de hotel en el que los clientes pueden pernoctar -para disfrutar de los servicios de una estación termal no es imprescindible alojarse en el propio balneario-, y en las inmediaciones de los que carecen de hospedería propia pueden encontrarse hoteles, casas rurales y restaurantes. Y, por supuesto, es posible alojarse en el hotel de un balneario sin someterse a ningún tratamiento.
 

Busca temas y productos relacionados:

Sugerencias: Balnearios, spa, aguas termales, descansar en balnearios...

Webcam Paris

Conocer tu pareja, chicas rusas